Lila Siegrist

Para el suicidio (2008)

130 x 110

Earth quake (avatar en abate) (2007)

UN POBRE EVENTO INAUDITO.
Justo Pastor Mellado.
Un pobre evento inaudito, un insólito incidente menor, vagamente absurdo, le sucede a un agitado y más o menos descompuesto personaje sin carácter: éste ha sido, por años, el punto de partida normal de los escritos de Aira. Esta frase proviene del ensayo de
Reinaldo Laddaga, Espectáculos de realidad, sobre la narrativa latinoamericana de las últimas dos décadas.
Bien podría ser la declaración de principios para la ejecución de los trabajos de Lila Siegrist. Sólo que el personaje sin carácter sería reemplazado por una escena sin definiciones contextuales aparentes, en que el procedimiento empleado miniaturiza pequeños incidentes que nos resultan recargadamente extraños, como si carecieran de materia narrable. Sin embargo, basta una toma fotográfica construida como la maqueta
de una proyección irrealizable para señalar el efecto retentivo del dispositivo de captura. Cada una de las escenas contiene una capacidad narrativa expansible en
la que no es posible identificar destino alguno. El arte se organiza en torno al vacío de ser. Esta es la razón de porqué la causa de los accidentes pulcramente
provocados como generadores de sus obras depende tanto de una puesta en suspenso de la percepción como de una aceleración superlativa. Es así como en el dispositivo de autorreflexión cuya proyección exhibe no hace más que combinar en simultáneo lo expansible con lo contraído, para modelar los tiempos de configuración de la imagen cotidiana, sometida a una presión de segundo grado que consiste en la edición de una "máquina célibe", carente de género y especie.
En el caso de este montaje, todos los emblemas de la naturaleza muerta banalizada por la pequeña industria del ocio construido a la medida, están fijados al suelo por resortes que retienen su mobilidad mientras un lobo mecánico sopla en forma constante, sosteniendo el suspenso en el límite de su reproducibilidad. Un segundo más y todo se dispara. La escena reproducida repitiendo un dispositivo que remeda los gestos retroversivos del videoarte de los orígenes no puede sino revelar el método constructivo de Lila Siegrist:
en Rosario, la historia del arte se repite, por así decir, dos veces; la primera como tragedia pictórica, la segunda como farsa videográfica.

variables en el espacio

Home Sweet Home (2007)

110 cm x 90 cm

Silenciosos Niza (2006)

150 cm x 120 cm

Silenciosos Canasta (2006)

150 cm x 120 cm

Silencios Torta (2006)

150 cm x 120 cm

Silenciosos alpino (2006)

120 cm x 150 cm