Alejandro Tosso

LA PATRIA SEGURA DEL INSTINTO (2009)

Este diálogo ha sucedido. (O debo decir que Alejandro Tosso se preguntaba y se contestaba a sí mismo y mi presencia sólo era una excusa):
Qué influyó más en mi vida…la Iglesia Católica o Hollywood?
Hollywood, sin duda, ni en los más elevados estados de misticismo infantil frente a la cruz o cuando pintaba los frescos de la Capilla de su Embajador Martini natal, pudo imaginar la cantidad de sangre, tortura y dolor que Mel Gibson le mostró en La Pasion de Cristo. Eso verdaderamente fue elocuente. Hollywood, hace del mesías pura carne, sangre, tendones, fibra. Pero no le resta glamour, porque esa carne es Caviezel, Dafoe, Robert Powell o Pepe Cibrián y, en todo caso, uno se pregunta cuanto de ellos tendría Jesús y no a la inversa.
Y Alejandro tiene esas influencias en su mente, las reconoce, son su materia, a toda esa oscura y medieval iconografía eclesiástica y bastante raída, a toda esa parabolería sin héroes, a toda esa alusión al dolor y el sufrimiento mortificante, Alejandro Tosso la hollywoodiza a su antojo, y pone de manifiesto su paganismo fundamentalista. Después de todo, la Iglesia en su pueblo era la continuación de la plaza y la plaza la continuación de su casa, y ahí nomás la vastedad de la naturaleza, el pensamiento mágico, las apariciones de efebos en las siestas desoladas, las doncellas en delirios de datura… no son cosas que a uno vayan a sorprenderle en medio de las pampas…
Y esto es una falsa simbología de las mentiras que sostienen occidente … una herejía, bah!
En Hollywood ves a Brad Pitt y no a Aquiles; a Elizabeth Taylor y no a Salomé. Con Tosso, buscás al famoso de la foto, porque la reminiscencia obliga, pero no lo es, porque de algún modo su mentira es un guiño: todo es trucho, nos dice.
…la patria segura de su instinto fue ganando terreno, por cierto se fue al carajo (me creerían si les dijera que uno se para en un vértice del pueblo de Ale y desde ahí puede ver dónde termina de ambos lados?).
Lo seguro de su instinto le dice: con todo eso que sos hacé tu obra, usá en ella todo eso que sabés, fotografía, digitalizá, collaggeá, photoshopeá, cortá y pegá, embellecé, y arruiná, pintá, calá, y estáte muuuuchas, pero muuuuuchas horas quemándote la cabeza con ese asunto del arte. Pero por sobre todo divertíte, macho!.

Texto: Karina Valobra

medidas variables

NATURALEZAS VIVAS (2008)

Las representaciones del hábitat y las relaciones entre los seres que en él habitan, se reproducen y mueren que encontramos en el Museo de ciencias Naturales de la Ciudad son fragmentos del relato de la cultura oficial acerca de la existencia en este planeta. El museo, eternizador de lo que no es, presenta objetos de representación de la vida rayanos con el absurdo: taxidermia, esqueletos colgados, flores de cartapesta. La presentación de otros “hábitats”, más cotidianos, son susceptibles de ser organizados por el recorte de la cámara configurando un universo en el que la coexistencia de lenguajes redunda resignifica resigna designa. La repisa del hogar, los elementos de ornamentación sobre la mesa de un living conforman universos de significaciones declaradas y latentes. En estos hábitats al igual que en el museo se sugieren relatos míticos (representaciones del paraíso, el tiempo, y de universos paralelos), modos de supervivencia y reproducción de la vida y la cultura (el mito, la sexualidad, la transmisión de la historia y de la técnica). Tanto los relatos del museo como los capturados del devenir cotidiano no pueden ser leídos como secuencia (al modo que las ciencias presentan la evolución del hombre en una línea de tiempo recto) sino como trama, en la que profundamente se cuestiona la condición del lenguaje, el modo correcto de decir las cosas y la compleja condición de la fotografía y su modo de habérselas con su propia historia y la de su propia técnica en un hábitat oscuro, empobrecido, forzado, trucado, digitalizado.

Karina Valobra

Medidas variables

Flash Back (2007)

Este video pertenece a la muestra "Intersticios" a la cual me refiero en la respuesta a la pregunta 1 del cuestionario.

fragmento. duración total 8’. loop

La imagen de la palabra (2007)

Este video pertenece a la muestra "Intersticios" a la cual me refiero en la respuesta a la pregunta 1 del cuestionario.

00.30’ loop

ESPACIOS REALMENTE VIRTUALES (2007)

Collages digitales, varias fotografías puestas en un mismo plano (en algunos casos hasta 20 fotos) le dan lugar a un nuevo tiempo y espacio que las aleja de su recorte primario de lo real.

200 x 120 cm

INTERSTICIOS (2007)

Estas obras Ilustran la primera respuesta del cuestionario.
FOTOGRAFÍA (esencia y apariencia)
El tiempo como secuencia, como detenimiento, como repetición, como creación

Lara Marmor / Karina Valobra

Video Instalación + fotos

MEHR LICHT! (2006)

Fotografía Digital toma directa sobreexpuesta.
MEHR LICHT!
“¡Más luz!”, en alemán. Ultimas palabras de Goethe
Fue revelador para mí escuchar lo que un ciego decía sobre su ceguera. Su ceguera era amarilla, luminosa (y no oscura y negra como yo imaginaba a todas las cegueras). Con el paso del tiempo y la evolución de su enfermedad iba olvidando las formas del mundo que había percibido hasta entonces a través de sus ojos. De mil maneras intenté imaginarlo y sólo logré inquietarme con la idea de que a medida que iba perdiendo aquellas imágenes, su visión se iluminaba.
La fotos de Tosso, evocan, de algún modo, la ceguera de aquel hombre, el juego entre la luz y el recuerdo. La luz fulmina el recuerdo que es la fotografía, la hiere y a la vez revela en ella lo que no hubiera sido visto de ningún otro modo.
(¿era su ceguera aquella luz o este olvido?)

Texto: Karina Valobra

120 x 100 cm

NECESIDADES BASICAS (2005)

bebida é água.
comida é pasto.
você tem sede de que?
você tem fome de que?
comida
Arnaldo Antunes
Las llamadas necesidades básicas probablemente puedan ser resumidas en unas cuantas que en número no superarían la decena. Si hiciéramos el ejercicio de enumerarlas, incluso podremos advertir que se repiten de una época a otra y de una cultura a otra. Pero el modo en el que, en cada momento y en cada lugar, esa necesidad ha sido satisfecha es algo bien distinto, pues en cada ocasión la creación humana desbordó la mera funcionalidad. Cada vez el hombre se ha visto en el conflicto de cubrirse, alimentarse y asegurar la reproducción de la especie, por nombrar algunas, y sin embargo cada sociedad comió, vistió y parió bajo nuevos ritos.
En las fotos de Alejandro Tosso la comida se presenta/oculta bajo formas simétricas, racionalizadas o mandálicas. Los platos son cuadros, pequeñas puestas, instalaciones. Remiten al libro de cocina de Doña Petrona, ícono de una época y de una clase, ecónoma precursora de la gastronomía mediática criolla, que ubica las artes culinarias en la estética del consumo masivo.
En algunos platos, el desbordamiento de la forma trivializa deliberadamente la materia, la enajena de su función nutritiva, deviene en otra cosa (la manzana se convierte en un recipiente de donde servirse escarbadientes). En otros, los alimentos simplemente cortados en rodajas, ordenados en el plato parecen una flor hecha de acuarela. Según Petrona, sin buena cocina no hay familia feliz, y la felicidad y la abundancia, van de la mano, aunque aquel plato único e irrepetible sea deglutido en unos momentos, sin importar a los comensales la estética de su descomposición. La comida de la familia feliz pronto es ubicada en el género de las cosas efímeras, extinguibles, escasas.
Como el cocinero, Tosso juega con la apariencia. La fotografía es y no es fotografía. Al presentarla, la oculta.
El arte, como todas las necesidades humanas, es socialmente instituido, cada vez, bajo ciertas ritualizaciones. Una de las ritualizaciones capitalistas que interviene el arte lo instituye como bien de consumo, lo hace ingresar en la racionalidad de la economía. Lo sitúa en la lógica de la escasez, de lo consumible. Lo trivializa como producción estrictamente necesaria. Lo enajena de su valor indeterminado, como necesidad básica del hombre.
(O bien es la ración que del arte se deglute el capitalismo, sin importarle la estética de su descomposición)

Texto Karina Valobra

Poliptico 24 x 24 cm

SIESTA (Imágenes de un recuerdo) (2005)

“Imágenes de un recuerdo”, retrata cómo la maternidad, desde los rituales hogareños -cocinar, limpiar o tejer- construye un universo atrayente pero a su vez inquietante y misterioso.
Estas fotografías teatrales y pictóricas, como Caravaggio, toman la luz de la siesta como metáfora emocional y psicológica.
Siguiendo la tradición de Manuel Puig o Pedro Almodóvar, sus obras piensan agudamente desde el humor y la ternura la complejidad del mundo familiar.

Texto Fabiana Barreda

Díptico 80 x 80 c/u

ESTO NO ES (2005)

Estas son fotos de dibujos.
A mi me gusta fotografiar sin pensar mucho, dejarme llevar por la mirada. Después viene la domesticación, la disciplina...
Durante meses me resultó imposible fotografiar. Generalmente dejo de fotografiar cuando la razón, el pensamiento, la cabeza se interpone de tal forma que me deja ciego, dejo de ver, pienso que veo. Comencé a dibujar lo que tenía en frente y capturaba mi atención, fue el mejor ejercicio que logré para relajar el intelecto y comenzar a ver nuevamente.

120 x 100 cm