Sebastián Pastorino

Sebastián Pastorino

Mencionado por

Mencionó a

"Empapelado 37-4" (2017)

“Cubrimos así el universo con nuestros diseños vividos. No hace falta que sean exactos. Sólo que estén tonalizados sobre el modo de nuestro espacio interior.”
Gastón Bachelard
Sobre el vuelo sincronizado de las aves que nadie logra descifrar
A primera vista bandadas de flores-pájaros sobrevuelan de manera constante la superficie toda, como una catarata inagotable de energía viva. No se detienen nunca, se despliegan sin límites, lo invaden todo, habitando espacios donde nada está librado al azar. Sebastián las ordena y dispone minuciosamente, en filas, sin superponerse ni tocarse y las repite rítmicamente, de una manera insistente y compleja, ya que lo importante transcurre en la diferencia, casi buscando huir de la generalidad de la clasificación. Justamente en ese proceso de repetición es que algo cambia, quizás insatisfecho, es que intenta plantear la singularidad en el simulacro, exigiendo al espectador argüir su estrategia de subvertir las imágenes. Sebastián quiere ubicarnos, en ese lugar simbólico de desvío o incorrección, para problematizar, en primer lugar, apartando a la pintura del lugar suntuoso, con un claro anclaje e intencionalidad en el mundo real y cotidiano, pero a su vez haciendo foco en el sentido ornamental de las obras, porque es ahí donde ubica la diferencia con el patrón de origen. En algunos casos creando juegos ópticos de perspectiva y volumen, y en otros edificando las paredes de espacios íntimos, ficcionales o literarios. Sebastián construye una casa, la decora y ornamenta, la reinventa y evoca, recrea un paraíso artificial, donde se llega a percibir el aroma de una habitación vacía, un mundo inmenso plagado de flores-pájaros que se extienden hacia el infinito.
Texto de la muestra "Empapelados, pinturas, objetos e intalacion. Paula Otegui. marzo 2017

150x150cm

"Empapelado 37-3" (2017)

100x100cm

"Empapelado 36-6" (2016)

150x150cm

"Empapelado 36-5 L F" (2016)

150x150cm

"Empapelado 36-3" (2016)

180x150cm

"Empapelado 36-1" (2016)

"Empapelado 36-4" (2016)

“Empapelados” es una serie de obras, con pinturas, objetos e instalaciones que desarrolla la idea de los empapelados antiguos, donde el patrón de la imagen se repetía todas las veces que fuese necesario y se pintaba a mano. En este caso la obra se realiza de la misma manera técnicamente, pero se diferencia conceptualmente, en donde lo formal, es totalmente al revés, se repite el patrón por separado y se va construyendo la estructura visual, sin repetir el mismo esquema, donde la composición es única y va generando la obra en un sentido ornamental. Cada patrón es igual, pintado a mano, dejando que la pincelada le de forma y color. También personalidad, diferenciación y error.

150x150cm

Roscas y rosquitas (2008)

170x140cm

El puente que no pudo ser (2007)

100x100cm

Fortaleza (demasiado poder) (2007)

150x150cm

Monumento (fem-masc) (2007)

150x150cm

El arco del triunfo (2006)

100x100cm

La rosca (2006)

90cm Diámetro