Lucas Moltrasio

Lucas Moltrasio

Mentioned by

Mentioned

Red, pala, alfombra (2018)

“En plena acción, mis tics parecen nervios imaginarios. Menos mal que inventé tempranamente la Red, pala, alfombra. No habría podido sobrevivir sin este método. TIT”

acrílico, esmalte sintético y lápiz sobre tela 170x270cm

La máquina compuesta (2018)

“Todos nuestros olores nos llaman la atención. El olor del infierno me ayuda a dormir. Luego amanezco todas las mañanas entre sueños aplastados y redes contenedoras. Puedo decir que hoy, gracias a Dios, soy más enfermo que cristiano. TIT”

acrílico, esmalte sintético y lápiz sobre tela 170x210cm

Parque de diversiones (2018)

“¿Cuándo estoy más loco: cuando no creo en Diosito o cuando lo hago? No delataré a quien planea matarte, Diosito. Siempre ha habido alguien que me ha querido informar sobre la vida cuando yo no quería saber tanto. A veces, dormir hasta tarde es lo más parecido a viajar por el tiempo. TIT”

170x240cm acrílico y esmalte sintético sobre tela

Misterio (2017)

“Frankenstein mató al mayordomo en la biblioteca. El gran juego de detectives ahora con los personajes del DACC. Soy un genio sin memoria, casi inutilizable. Cuán descarados fueron mis carpinteros. TIT”

220x170cm acrílico, esmalte sintético y carbón sobre tela

Carrera de angustias (2017)

“Una carrera de ancianas en silla de ruedas. Los cuatro tipos de angustia y sus tiempos para irse de mi estómago. La angustia endulzada es mi más profunda novedad. TIT”

acrílico, lápiz y óleo pastel sobre tela 200x170cm

La bruja que te devela un trauma (2017)

“Primero me angustio, luego existo. Qué fácil sería la operativa pactante si tuviéramos un casco revelador de traumas o una bruja exquisita que te muestre el patrón inicial que esconden las tierras del DACC. Todos somos estúpidos que sufrimos con retraso. TIT”

acrílico, esmalte sintético, lápiz y óleo pastel sobre tela 170x215cm

TIT (2017)

“Tal vez, infinitamente, tal vez (TIT) es la desidia del rezo, el más letal malentendido. ¿Qué felicidad toma el DACC para cumplir con nuestros deseos: la del piso de la maqueta cerebral o la de las tierras del DACC? ¿Cuál es la verdadera felicidad? ¿En qué atmósfera del enfermo queremos vivir? El TIT borra los espíritus malignos que convierten todo lo que dije en lo contrario. Hace que nada sea una verdad absoluta. Es muy común que el DACC malinterprete mis deseos y súplicas. A veces, se está cortando las uñas y ni busca entenderme. TIT”

acrílico, esmalte sintético y óleo pastel sobre tela 170x230cm

El infierno del artista (2017)

“Porque el Dios Diablo es un loco. Porque los locos sádicos que te proponen un infierno no son amos en el infierno evangélico. Pero sí lo pueden ser en vida. Porque quemado en mil pedazos no sentís culpa por matar a otro. Un válido infierno es tener que elegir a quién matar de toda tu familia. TIT”

acrílico, esmalte sintético, lápiz y carbón sobre tela 150x240cm

El nudo (2017)

“Soy el peor de los silencios. Soy un nudo de tripas sin misterio que hizo todo lo posible por morir y jamás intentó el suicidio. Qué pérdida de tiempo. TIT”

acrílico, esmalte sintético y carbón sobre tela 170x240cm

The Catcher in the Window (2017)

“Atrapar a las personas que se tiran por la ventana porque creen estar enfermas de cáncer es el mejor trabajo del mundo. TIT”

acrílico, esmalte sintético, lápiz y óleo pastel sobre tela 170x200cm

El limbo de los ahorcados (2016)

En El limbo de los ahorcados, cuatro jugadores ya casi muertos despiertan parados sobre el cadalso del limbo. La Parca, entre ellos, les ofrece una oportunidad: quien más se lo merezca volverá a la vida. Sólo uno. Los otros tres morirán en la horca.
¿Quién será capaz de convencer a la muerte de que merece vivir más que los otros? Quien lo haga ganará el juego.
Si el jurado es La Parca. Si La Parca es un jugador, quieto, mudo, ¿cómo conmemorar los méritos, catalogarlos y usarlos para salvar la vida?
Vivir o morir depende de la decisión que toma otro a partir de su manera de ver el mundo. Pero es una deidad retraída, tímida. Sentir que hay personas que merecen vivir más que otras es basto, pero vergonzosamente medible. La virtud es tan burda como ponderable. Somos genios y escorias.
Acá ya todos están casi muertos y la tragedia es una condición del juego. Los participantes tienen que haber llegado al limbo para tirar el dado. Tienen que creerse casi muertos.

A quién elijo (2016)

¿A quién querés menos? ¿Quién pensás que puede desperdiciar más su vida? ¿La muerte de qué ser querido te haría menos daño?
A quién elijo se parece al infierno del que habla Jesús por sus llamas y sus rojos y amarillos, pero se parece a una experiencia repulsiva en vida por su grado de infelicidad, por su adherente martirio y degradante tortura. Porque el Dios Diablo es un loco. Porque los locos sádicos que te proponen un infierno no son amos en el infierno evangélico. Pero sí lo pueden ser en vida. Porque quemado en mil pedazos no te deja sentir culpa por matar a otro. Porque sentarte a cenar en tu casa es arder.
A quién elijo es un juego que combina el azar con reglas estrictas y que obliga a sus participantes ejercer o sufrir por un instante el máximo poder de una deidad: quitar la vida.
Los jugadores deberán alcanzar la montaña para estar frente al Dios Diablo y podrán tomar sólo un tipo de decisión: quién muere.
Lo mejor de este juego es también lo peor, porque que los jugadores no mueran en serio significa que, al otro día, tendrán que mirar a la cara a quien prefirieron matar.

Los obsesivos y las pastillas (2016)

Un juego en el que los obsesivos compiten por llevar la mayor cantidad de pastillas a sus cajas de medicamentos. La ansiedad, la desesperación y la locura pueden jugarle una mala pasada a un obsesivo que necesita su droga para calmar el asedio y la depresión.
Inspirado en la teoría de las cuatro angustias de Tomás Cabalsa, cada jugador debe lograr que su obsesivo, con la ayuda de la varita magnética, lleve a su caja la mayor cantidad de pastillas. Será vencedor el que lleve más Midax 10 y logre así que su obsesivo padezca solo la angustia amarilla o, en el peor de los casos, la blanca.
Estar menos triste es casi ser feliz. Existen cuatro clases de angustia según la intensidad del grito del obsesivo: la angustia directa sin medicación; la angustia por incomodidad y desesperación; la angustia directa con medicación; y la angustia por incomodidad y desesperación con medicación. Cada una de ellas tiene asignado un color. Negro, rosa, blanco y amarillo. La angustia negra es la de mayor intensidad, luego le sigue la rosa, la blanca y finalmente, la amarilla. La misión del obsesivo es ir hacia la angustia de menor grito: estar medicado y padecer la angustia reemplazo.
Las cuatro angustias
Angustia directa (Grito negro)
Es la angustia directa al problema. Es la obsesión misma.
Angustia por incomodidad y desesperación (Grito rosa)
Es la angustia reemplazo. Cuando no se puede solucionar la angustia directa, la obsesión, el dolor se reemplaza por otro menor: el de incomodidad y desesperación. Es la angustia por el acto del ritual. Significa lo que duele hacer el ritual. Ej: no puedo solucionar una obsesión particular, hago una conducta sacrificio para calmar la angustia directa.
Angustia directa con Midax 10 (Grito blanco)
Es la angustia directa con medicación.
Angustia por incomodidad y desesperación con Midax 10 (Grito amarillo)
Es la angustia reemplazo con medicación. Es casi ser feliz.

Juego de mesa Culpabsolución (2016)

Desafiá tus arrepentimientos. ¿Qué episodio puede carcomerte la cabeza por siempre hasta matarte de cáncer?
Ya eludiste el principal mandato de la moralidad: la renuncia. Y movido por el remordimiento intentás esquivar al cáncer.
Si suponemos que la culpa mal curada te enferma indefectiblemente de cáncer, este juego te ofrece dos únicas opciones tras un acto que otro podría considerar impropio: culpa o absolución.
La culpa aparece representada con el rostro de una mujer que iría perdiendo su cabello y con la distancia entre la mano del sacerdote y la pecadora. Los cabellos caídos van a parar al círculo azul en donde el monstruo cáncer, una bestia llena de pelos azules, los tiñe para que su víctima no los reconozcan.
La absolución es el brazo movible del sacerdote, que baja a medida que el jugador suma el perdón, y la cabeza de la mujer con sus tres mechones de pelo en su lugar.
El objetivo del juego es convencer a otro jugador, que oficiará de sacerdote, psicoanalista, conciencia, moral, etc., de que no merecés sentirte culpable por haber hecho lo que hiciste antes de que el tercer jugador, el cáncer, lo convenza de lo contrario.
¿Cuál es la fuente principal de tu sentimiento de culpabilidad?
Culpabsolución está inspirado en las teorías de Tomás Cabalsa y en una carta de despedida de su madre antes de morir de cáncer.

Mazo de naipes Pintores (2015)

Un mazo de naipes que aparece de un muy sutil repudio sobre la mecánica del arte. Esa mecánica de puntuar, invisiblemente, al artista. Transformarlo en número, registrarlo. Hacerlo rating.
Como un sabio, autorizo el arte y le doy virtudes tan improbables que lo vuelvo sustituible. Plagio obras y las hago propias con la coartada de reinterpretación.
Los grandes maestros como postulantes en etapa de admisión. Aquí son colegas.
Una propuesta única que une la pintura y el juego. Un mazo de naipes en el cual pintores, como Picasso, Dalí y Mondrian, miden "poderes" entre sí y nos recuerdan las grandes “batallas” de naipes de la década del ’80.
La obra es producto de la conjunción de la pintura y el juego de cartas, donde cada personaje tiene sus fortalezas pictóricas, características y puntajes, y “compite” mano a mano con otros “superhérores” pictóricos. Así, Jackson Pollock se mide con Paul Klee, Francis Bacon con Max Ernst. Una lucha de pintores en forma de naipes.

El increíble misterio de los casos omitidos por los sueños (2014)

Óleo sobre placas de celuloide

La guerrilla del estómago, no del cerebro (2014)

La vejez de la desatención del espíritu santo con barba blanca (2014)

120x90

El rompecabezas imperdonable de lo mágico (2013)

Óleo sobre placas de celuloide.

Tremendo sacrificio padezco intentando pasar de artista plástico a artista visual. (2013)

Cráneo rojo (2012)

The anti-mercurizado pluton´s Batman, Robin y algunas apariciones de la pulpito sobre llamas. (2012)

70x90 cm

La ciega naturalidad de sus muertos a conciencia... o tal vez, (él) no sea un superhéroe (2012)

68x100 cm

Mis (2012)

El increíble misterio de los casos omitidos por los sueños (2012)

70x100 cm

El viento de la noche girando en mi estómago mientras balbuceo engaños inconclusos (2012)

Pintura

90 x120 cm

El daccismo (Dios, Angustia, Culpa, Cáncer) como malentendido ciego de nuestra esencia hacia Dios (2012)

Pintura

90 x120 cm

Would you erase me? (2011)

Pintura

60 x 100 cm

Retrato de Romina (2011)

Pintura

90 x 70 cm

"te" (2011)

Pintura

70 x 90 cm

Dibujos para El deterioro de los vientres en traición (2010)

Dibujo

35 x 22 cm

El deterioro de los vientres en traición (2010)

Arte Digital

Medidas variables

El inodoro con vómitos (2010)

Pintura

50 x 70 cm

What! (2009)

Pintura

35 x 21 cm

La amante moderna de Van Gogh (2009)

Pintura

30 x 21 cm

Ro (2006)

Dibujo

35 x 20 cm