José Luis Landet

residencia Revolver galeria Lima Peru (2010)

entrevista

Frag-mentes sistema de interpretacion (2010)

Frag-mentes (Sistemas de Interpretación)
residencia galería revólver, lima perú, 2010.
En Frag-mentes (Sistemas de interpretación) Landet se apropia de Revólver, transformando el espacio de la galería en una “instalación total”, una gran estructura que replica un vivero. Sólo en este contexto, donde las condiciones son controladas y normalizadas, el artista nos invita a sumergirnos en su laboratorio mental-físico. Se trata de des-naturalizar y disciplinar la acción de dibujar al mediatizarla e impedir que la visión haga contacto directo con el papel y la tinta. Se provoca así un quiebre temporal, emocional y sensorial, haciendo del dibujo una destreza esencialmente mental.
Landet insiste en lograr a través del dibujo una encarnación gráfica de la mente en su estado más puro. No una representación, sino quizás algo más material y antiguo: su simple presentación. Rezagos de aquel momento utópico donde mente y realidad fueron una sola cosa, previo a su separación por la conciencia y el lenguaje… ilusión retrospectiva…Esperando la aparición espontánea de esta visión añorada, inaccesible, el artista se lanza a dibujar obsesiva y repetitivamente. En este proceso de (re)producción automática, la imagen idealizada puede que nunca llegue, pero lo que sí es un hecho, es que poseído por este flujo pulsional y primario, Landet logra desprenderse de la urgencia del sentido. Nos enfrenta, de esta manera, con formas orgánicas, de materialidad elemental, que por su carácter irregular rompen con los esquemas formales de la percepción e interpretación. Formas que se yuxtaponen unas a otras como un continuo ilimitado, un muestrario de variedad desconcertante
Los dibujos de Landet diluyen la atención, distraen a la mente incitándola a perderse en el laberinto de lo informe. Aspiran a quebrantar la dictadura del signo, incluso liberar la vista del significado. Pero después de todo proceso de deconstrucción deviene la recuperación del sentido. La experiencia física es mentalizada y convertida en aquella área donde los símbolos son creados. Entonces, en un acto de imaginación delirante, el artista nos ofrece un nuevo sistema de interpretación. Una clasificación singular y afectiva. Landet aprehende la multiplicidad y como ritmos, flujos, variaciones anímicas, nos presenta la mente en fragmentos…
Florencia Portocarrero
2010

instalacion, dibujo, pintura, vivero, animacion

Sesera (2010)

MANO-MENTE
Con eterno Jet lag de pasajero en tránsito escapó del confort remando, volvió al sur del sur y se hizo fértil. Pintor de machete en mano, tartamudo y de dientes apretados, escultor de colores disfrazados de urgencia que somete sin esperar, como si fuera esa la única verdad, construye sin pensarlo dos veces y observa, sin temerle al ridículo.
Elimina el silencio con un grito, no hay duda ni titubeo, lo sabe y quizás sea lo único que le da calma, el soporte soporta con placer el maltrato, la verborragia cuantificadora, casi con la entrega de una rata de laboratorio el soporte reconoce, en su labor, la implicancia del sometimiento, taciturno y equilátero espera clarividente el gesto, la hecatombe. En él se reconoce, se proyecta, sabe que de ninguna manera el soporte puede tolerar la alevosía, las medias tintas, por eso su mano-mente nunca se detiene.
Su cabeza visceral recicla obsesivamente el espacio, sobrepone, superpone y diseña una bandera para cada día, diagrama retículas de abismos y apuesta al azar, al random inherente a su mente que parpadea y hace ejercicio mientras su mano ansiosa, que pregona buscando la comunión, intenta eternamente ganarle al tiempo.
Acá viene la parte que no se entiende, la parte que no se debe entender, la de entrecerrar los ojos y pintar el último recuerdo olvidado. Sería algo así como un recuerdo con un 30 por ciento de visibilidad máxima, un escalofrío medular que recorre en penumbras más de cuatro kilómetros de venas buscando trascender.
¿Su lugar más cómodo es el margen?, ¿por eso en el centro siempre se da la cabeza?. Su lugar perfecto es ahí, donde está, revolviendo seseras buscando que sirve y que no, desparramando y rozando firme el límite entre lo manifiesto y lo inaccesible.
Como último intento y para terminar, por favor, para terminar quisiera decir algo, quisiera intentar decir algo, quiero poder dar una idea, un mensaje, una pista, un pensamiento, quiero intentar decir un pensamiento que transmita cuántas veces he intentado decir esto: que pierda el sentido y que gane el sentir, el enfermo sabe que la cura está en el propio virus.
Mauro Giaconi
Marzo de 2010

instalacion, dibujo, pintura, vivero

La razòn a voluntad (2009)

Con la mandíbula bien abierta, dispuesta a masticar, se da inicio al trayecto iniciático.
La materia muda y opaca guarda sus secretos –ahí se mantienen, latentes- para quien la sabe descifrar sin necesidad de palabras. Hombres antiguos predecían el futuro leyendo las tripas de los animales. Cruzar el laberinto/intestino implica –esto es seguro- oscuridad, batalla y transformación.
Es imperativo tener reservas de energía y generar de manera artificial, como en un invernadero, las condiciones adecuadas para la sobrevivencia. La mordida y el puño cerrado que están vaciados en cera son el impulso contenido de golpear y morder. Esta furia no es un proceso escultórico sino psicológico. Las banderas guardan el calor del rojo y negro en lana tejida. El plano del panóptico se convierte en una cortina calada con una guirnalda al centro que a distancia, hace un dibujo de sombra, y en esa superposición de membranas endebles, el esquema del ojo del poder aplastante que ve sin ser visto, se emborrona. Granizo y balas perforan las superficies y abren una grieta en absoluto silencio. Resuena el eco en negativo. La fricción entre la ira y la belleza queda suspendida.
¿De donde viene la luz que proyecta estas sombras, una tras otra, como latidos negro sobre blanco? De la fisura que enérgicamente la voluntad ha generado en la razón.
Las imágenes se adelantan a las palabras. Contundentes como gestos. Con el brío que tienen los niños para perderse e ir encontrando sin saber nombrar lo que se va descubriendo. El lenguaje llega con retraso, cuando el sueño se ha esfumado y solo queda la impresión en la mente. La mano/herramienta logra dar materialidad a esa impresión sin comprenderla del todo. Una tras otra, las imágenes van conformando el inventario que llena estas paredes. Solo la precariedad de medios se ajusta a este reflejo: regreso a lo básico. El dibujo es un verbo que comprende finalidad e intención al mismo tiempo, es el proceso donde algo sucede, haciendo equivalente el significado, la forma y la materialidad. El dibujo ES, en tiempo presente. No se piensa cada latido, cada respiración, ni cada paso. La pulsión es constante, casi mecánica, pero a cada instante se toma una decisión atenta y firme. La voluntad se tensa, la razón apuntala su objetivo: es preciso crearse indefinidamente a si mismo.
Naomi Rincón Gallardo. Abril 2009

instalaciòn/ dibujo, pintura, objetos, vivero, animacion.

Flags [Banderas] (2008)

Felt, vinyl on glass.

A Red Book [Un libro rojo] (2007)

Wood, iron, books and black vinyl.