Leonel Luna: visión del arte

1. Elija una obra que lo/la represente, descríbala haciendo referencia a su formato y materialidad, su relación con el tiempo y el espacio, su estilo y su temática; detalle su proceso de producción
La Conquista del Desierto (impresión sobre vinilo de 180 cm x 360 cm del año 2002) es una obra que representa bastante bien mi forma de trabajo. Fue realizada durante el año 2001 durante los episodios de crisis que conmovieron a la Argentina durante ese año y siguientes. El estilo es realista en tanto la manipulación fotográfica no modificó las características esenciales de las tomas y representa una escena que aparece en el billete de cien pesos de curso actual, que lleva impresa la obra del pintor Juan Manuel Blanes en conmemoración de la Conquista del Desierto llevada a cabo por el general Julio A. Roca entre 1876 y 1879. La obra de Blanes fue realizada con modelos fotográficos de sus protagonistas y fue construida componiendo una escena de carácter épico y monumental.
Para ejecutar mi versión interpreté a cada uno de los jinetes caracterizándolos como civiles en armas en actitud frontal cubiertos para proteger su identidad y acompañados por una multitud de reales manifestantes y policías que registré durante ese período de manifestaciones del 2001.
Se trata pues de un collage fotográfico compuesto por más de treinta y cinco tomas diferentes para armar toda la escena que llevó varios meses de producción y postproducción, y que fue enteramente realizado con una cámara digital de 1 megapixel de uso corriente.
2. En líneas generales, ¿cuál sería la forma en que sugeriría leer su obra?
Mi trabajo se nutre de numerosas fuentes documentales de carácter histórico, artístico y social que enriquecen su interpretación. Las citas o guiños a los cuales hago referencia en muchos de mis trabajos dan cuenta de los múltiples legados que otros dejaron tras de sí, y de cómo los hechos de nuestro presente los resignifican dotándolos de nuevos órdenes semánticos que se suman y multiplican potenciando su sentido.
3. En relación a su obra y su posición en el campo artístico nacional e internacional, ¿en qué tradición se reconoce? ¿Cuáles serían sus referentes contemporáneos? ¿Qué artistas le interesan de las generaciones anteriores y posteriores?
Dentro del panorama de la plástica local o nacional me reconozco generacionalmente ligado a los artistas de la década del noventa, pero no a la estética que dominó la escena de esos años, otros artistas de mi generación, trabajábamos por fuera de las tendencias más visibles de finales de los noventa; desarrollando producciones que van desde el objeto a la fotografía con procedimientos de carácter proyectual. Me interesan los artistas argentinos de fin de siglo pasado que aun teniendo conocimiento de las tendencias modernistas construyeron un imaginario al servicio del Estado con producciones que testimoniaban la relación de aquellos días entre el arte y su velado carácter ideológico. También me interesan artistas como el inglés David Hockney, que es para mí, un referente importante del artista como un catalizador de atenta sensibilidad, que nunca pierde la esperanza de descubrir la belleza en el mundo que nos rodea. También el español Joan Foncubertas que me señaló un camino en el uso de las imágenes, pensando las mismas en su carácter de obra y documento.
4. Pensando en los últimos diez o quince años elija obras o muestras a su criterio fuertemente significativas de otros artistas de Argentina y explique por qué.
Creo que si tuviera que pensar en una muestra realmente significativa de los últimos diez o quince años, sin duda elegiría El tao del arte en el C.C. Recoleta. Ésta recoge de alguna forma la tarea de visibilidad de toda una generación de jóvenes artistas que buscaron más allá de tendencias nuevas formas en la exploración de materiales y encontraron una sensibilidad acorde a su momento histórico, aunque sin pronunciamiento alguno. Fue una muestra que cerró un período y que de una u otra forma aún sigue inexplorado. Me interesan también artistas como la fotógrafa Fabiana Barreda o Lux Linder, que han sido para mí valiosos interlocutores incluso manejando criterios de producción absolutamente diferentes, desde la construcción de metáforas, hasta el desarmado de éstas. En los dos extremos las poéticas individuales hacen que sean reales, mundos imposibles.
5. ¿Cuáles son los agrupamientos o tendencias que percibe en el arte argentino de los últimos diez o quince años a partir de elementos comunes?
Los argentinos tenemos tendencia a las tendencias. En el arte argentino cada decenio la búsqueda de una “tendencia”, construye un nuevo imaginario. Durante los años noventa, fue marcado el auténtico interés por las producciones experimentales de variados soportes y formas, que sin especular sobre su dirección, quedaron sujetas a un momento particular de nuestro devenir político. Y terminó por incorporar al espectro de la plástica, la fotografía, como una herramienta más allá del género. A partir de la legitimación de la fotografía como obra plástica, la tendencia natural se volcó al registro de diferentes tipos de poéticas de contextos cercanos. Poéticas ligadas a una sensibilidad de sabor local que define un espíritu latino en estos primeros años del siglo que transcurrimos.